top of page

Milagros

La luz de Janucá.



Estamos en la semana de Janucá, una semana llena de luz en la que conmemoramos los milagros hechos en el pasado, pero también reflexionamos haciendo consciencia para ver de la misma forma y con agradecimiento los milagros actuales, esos que se han vuelto tan cotidianos, como lo es el respirar, caminar, pensar, y todo el perfecto funcionamiento de nuestro cuerpo con el que Dios nos creó, y todos los milagros por el que cada día somos bendecidos.


Pero para ser conscientes de los milagros diarios y ser agradecidos hagamos un repaso, y recordemos a quienes quisieron conquistar en la época de los macabeos el territorio de Yisrael: veamos como la cultura griega valoraba la sabiduría de la Toráh (תורה / enseñanza) pero solamente como un libro de ética, no como un canal, que por medio de los cumplimientos de los preceptos nos permite establecer una conexión con el Creador y Él establece un pacto con quienes le buscamos y cumplimos sus mandamientos; por ello, los griegos con los decretos de Antíoco IV, prohibían la observancia de Shabat, la circuncisión, y todo lo que representara el pacto del hombre con Dios, con el propósito de desconectar el vínculo entre el ser humano y su Creador; ellos buscaban impurificar lo que va más allá de lo visible y lo intelectual.   Por ello te invito a eliminar la mentalidad griega que dice: “¡lo que yo no consigo entender con mi intelecto, no existe!”.


Seamos conscientes, veamos con fe más allá de lo tangible o intelectual y tengamos presente de forma permanente:


  • Los griegos adoraban lo sagrado de la belleza.

  • Nosotros aprendamos y enseñemos la belleza de lo sagrado.

  • La luz disipa la oscuridad: nos permite ver claramente aquello que es ilusorio, porque la confusión y el no poder ver, es oscuridad absoluta.


Recordemos que la indiferencia habla de una consciencia baja, la consciencia baja y fragmentada trae el mal a nuestras vidas, el mal en nuestras vidas dará lugar a la duda preguntándonos “¿Dios está aquí?”, dudar del pacto de Dios (Génesis 28:15) abrirá las puertas a amalec** y finalmente seremos atacados.


Janucá celebra la victoria eterna de la Luz verdadera, la Luz de las Sagradas Escrituras y su enseñanza (תורה / Toráh), la Luz del Mesías, seamos conscientes de esa Luz y seamos un vaso lleno de la Luz del Creador que disipe toda oscuridad dentro de nosotros mismos y en nuestro entorno.


Operación EJAD/אֶחָד (uno), juntos orando por la paz de Yerushalaim (Jerusalén), confiados en la victoria de la Luz verdadera, que nos permite ver milagros.


**Si no has leído sobre amalec, te invito a leer artículos anteriores donde aprendimos a identificarlo.


Shalom u´brajot  

Paz y bendiciones desde la tierra de la Biblia

Be´yajad nenatzeaj ! / ביחד ננצח / ¡Juntos venceremos!

Januká sameaj ! / חנוכה שמח / ¡Feliz Janucá!

448 visualizaciones6 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page