top of page

Aseret HaDivrot / עשרת הדברות

"Los Diez Mandamientos"


Encontramos en los libros de Shemot (Éxodo) y Devarim (Deuteronomio) descritos los llamados “Diez Mandamientos”, dicho en hebreo Aseret HaDivrot / עשרת הדברות que en la traducción literal correcta serían las "Diez Pronunciaciones o Enunciados" dadas por Dios.


Te invito a que observemos la estructura simétrica entre los cinco primeros y los cinco últimos.  Entendiendo que este paralelismo es claro debido a que somos seres físicos y por otro lado también somos seres espirituales, siendo así, vemos como en los cinco primeros incluye la relación del hombre con Dios y los cinco últimos son la relación del hombre con el prójimo:


1. Yo Soy el Eterno Tu Dios ...  6. No asesinarás...    

Entendamos que el primero nos dice el Eterno dice Yo soy tu Dios por lo tanto el sexto indica no mates, porque cada persona fue creada a imagen y semejanza de Dios.


2. No tendrás dioses ajenos delante de Mí ...   7. No cometerás adulterio ...   

Idolatría es de lo que nos habla el segundo, significa ser infiel a Dios, por lo tanto, Dios le pide al hombre no ser infiel, no adulterar lo que Él nos ha dado.


3. No tomarás el Nombre del Eterno Tu Dios en vano ...  8. No secuestrarás ... 

En el tercero el Nombre de Dios es un regalo (un Santo regalo) por lo tanto no robes, porque es utilizar Su regalo en vano.


4. Recuerda el día de Shabat para santificarlo ...   9. No expreses falso testimonio ...

En el cuarto que habla de guardar el día de reposo, Shabat es la forma de testificar que Dios creo y lleva el mundo, es decir, Shabat es un testimonio y por lo tanto el noveno nos habla de no expresar falso testimonio, conclusión: no digas mentiras.


5. Honra a tu padre y a tu madre ...  10. No codiciarás ...

Aunque aparentemente aquí no vemos a Dios en el quinto, recordemos que para la creación de cada ser humano existen tres socios: Dios, el padre y la madre, por lo tanto, sí esta Dios aquí y ésta una estructura perfecta que comparte la creación; en tal sentido el décimo nos dice que no codiciemos la casa de nuestro prójimo, y la razón es porque nos instruye cómo mantener estable a la familia (sin codicia), esta es la estructura que le va a dar estabilidad a la vida de una persona: honrando a los padres y no codiciando.


De tal manera entendemos que cuidar nuestra relación con Dios y en paralelo cuidar nuestra relación con nuestro prójimo, están ligadas en una estructura simétrica perfecta dada por Dios, por lo tanto, es imposible separarlo.  Te invito a meditarlo y que unifiquemos nuestra relación con Dios y nuestra relación con los demás.


El mensaje es que cada uno de nosotros como hijos Dios, tenemos que relacionarnos con el hombre, imagen de Dios en la tierra, de la misma manera que con Dios mismo.


Unidos en tefilá/תְּפִלָּה (oración) unidos en Operación EJAD (uno), por la paz de Yerushalaim (Jerusalén), esperando la redención del único y verdadero Dios, el Dios de Israel.


Shalom u´brajot 

Paz y bendiciones desde la tierra de la Biblia

Am Yisrael jai / עם ישראל חי ! / ¡El pueblo de Israel vive!

373 visualizaciones4 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page