• voces

El vendedor de falafel, símbolo del costo financiero del virus en Israel.


"Mira mi billetera, está vacía", dijo Yuval Carmi de Ashdod al Canal 13, sacando su billetera. "No tengo un shekel en el bolsillo".

En una entrevista que encabezó las noticias de la noche en horario pico, este vendedor conmovió al equipo de televisión, el dueño de una tienda de falafel dijo a la televisión israelí el domingo que la crisis del coronavirus lo ha devastado financieramente y que ya no puede alimentar a sus hijos.  

"No se que hacer. No se que hacer. No sé qué hacer ", dijo, llorando y luego disculpándose por sus lágrimas. El informe televisivo describió a Carmi como la cara de la devastación económica que COVID-19 causó en Israel, un hombre cuyas angustiadas súplicas "lo convirtieron en el símbolo del colapso económico", dijo la reportera del Canal 13, Noga Nir Neeman. "Un hombre que pagó sus impuestos durante años y se entregó honorablemente a sí mismo y a su familia, y que, con su negocio en ruinas, no entiende por qué el estado no lo está ayudando". El periodista dijo que Carmi se quedó callado cuando llegó el equipo de cámaras de la estación de televisión, "y solo pidió que se le permitiera contar su historia". Cuando comenzaron a filmar, Carmi informó que un cliente acababa de llegar, pero que la policía le había impedido que lo sirviera, porque los puestos de falafel, como todos los restaurantes, no tienen permitido servir a los clientes, sino solo entregar comida, "y estoy no configurado para hacer entregas ".


Dijo que volvió a abrir su pequeña tienda el domingo por la mañana, creyendo que las restricciones COVID-19 recientemente flexibilizadas significaban que podía hacerlo, pero que la policía le había dicho que solo podía hacer entregas. "Es falafel", lloró. "El falafel se debe comer caliente y fresco". El paga NIS 12,000 (unos U$D 3,500) por mes en alquiler, pero ahora no tiene más dinero. Cuando trató de ordenar a sus proveedores después del festival de Pascua que acaba de terminar, dijo, se negaron a suministrarlo. "Tengo una familia, tengo hijos en casa, no sé qué hacer", dijo. Carmi dijo que no estaba buscando folletos, sino que simplemente quería ganarse una "vida honorable".


"No recibí dinero del estado. Toda mi vida he pagado seguro nacional, impuesto sobre la renta. Todo, todo a tiempo. Me gané una vida honorable. Cuando se le preguntó por qué no había pedido un préstamo acordado por el gobierno, dijo que "es imposible conseguirlos". Al mirar televisión, "pensarías que nos han dado millones", dijo. “No, un shekel. Nada. Nada. Quiero prenderme fuego. No sé qué hacer. "Me da vergüenza volver a casa. Avergonzado de hablar con mi esposa. ¿Qué les puedo traer? Mi hija dio a luz hace dos meses. Ni siquiera podía comprar un regalo para el bebé. ¿Qué me queda en este país? ¿Qué tipo de país es este? "Lamento llorar", le dijo al reportero. "No es agradable. No me agrada que me vean llorar así ... Amo este país. Tengo 56 años y sigo cumpliendo con el deber de reserva [IDF] ". Dijo que nunca había tenido un cheque sin fondos, pero ahora tiene deudas de NIS 65,000 (unos $ 18,500), debido a que se le pidió cerrar la tienda en medio de la pandemia. Carmi le pidió al equipo de televisión que entrara a la tienda y comiera un poco de falafel. "En esta etapa, toda nuestro equipo estaba llorando", dijo el periodista Nir Neeman, "por Carmi y miles como él, preguntándose por qué el estado no los estaba ayudando en su hora más difícil". La gente comenzo a llamar y la llamada más conmovedora que ha tenido, dijo, fue de alguien que lo vio dando comidas gratis a un grupo de soldados en su puesto hace dos meses. “Esta persona pidió pagar las comidas. Le dije que no. "Es mi mitzvá (buena acción) dar gratis". Carmi instó al primer ministro y al gobierno a "cuidar de las pequeñas empresas". El primer ministro Benjamin Netanyahu ha destacado los préstamos y subvenciones disponibles para las empresas que sufren, pero ha habido una avalancha de críticas de que el aparente apoyo financiero es casi imposible de obtener. El domingo, en la última de varias protestas de este tipo, cientos de israelíes autónomos se manifestaron fuera de la Knéset y en varios lugares de todo el país, denunciando la falta de apoyo del gobierno en su momento de necesidad. Algunos manifestantes centraron su indignación en Netanyahu, y un entrevistado angustiado dijo en las noticias del Canal 12: “Votamos por usted. Fuiste elegido como alguien que sabe manejar las guerras. ¡En la guerra del coronavirus has fallado! ... ¡Tienes que levantarte y salir! "

El desempleo en Israel aumentó a 26.25 por ciento, o 1,093,465 personas, informó el canal 12 el domingo. Antes del brote de coronavirus, el desempleo en Israel estaba en un mínimo histórico de menos del 4%.


Traducido por Voces de Israel

113 vistas

VOCES DE ISRAEL

Porque si su exclusión es la reconciliación del mundo, ¿qué será su admisión, sino vida de entre los muertos?

Email: infovocesdeisrael@gmail.com

Phone: 1-646-312-7141

WhatsApp: +972-555-508110

Suscríbete a nuestras noticias mensuales

© 2020 by VOCES DE ISRAEL. Parte de Open Room Ministries